2/13/2011

Lo Nuestro: Ramón Ortega (1885-1932)

Nació en Tegucigalpa, Honduras, y se le considera uno de los fundadores de la poesía hondureña.

Se dice que a partir de 1915, cuando escribió El Amor Errante, un soneto, es cuando se considera comienza la poesía modernista hondureña en su plenitud..., pero entonces Ramón Ortega luego pierde la razón y murió loco en un hospital de Tegucigalpa.

Su obsesión por la forma lo indujo al perfeccionismo. Su poesía de denuncia y sus versos románticos lo ubican entre los grandes de Honduras.

VERDADES AMARGAS

Yo no quiero mirar lo que he mirado
a través del cristal de la experiencia,
el mundo es un mercado en que se compra
amor, voluntad y conciencia.

Amigos... es mentira... no hay amigos,
la verdadera amistad es ilusión,
ella cambia, se aleja y desaparece,
con los giros que da la situación.

Amigos complacientes sólo tienen
los que disfutan de ventura y calma,
pero aquellos que abate el infortunio,
sólo llevan tristezas en el alma.

En éste laberinto de la vida,
donde tanto domina la maldad,
todo tiene su precio estipulado,
amores, parentesco, y amistad.

El que nada atesora, nada vale,
en toda reunión pasa por necio;
y por nobles que sus hechos sean,
lo que alcanza es la burla y el desprecio.

Lo que brille nomás tiene cabida,
aunque brille por oro lo que es cobre,
lo que no perdonamos en la vida
es el cruel delito de haber nacido pobre.

La estupidez, el vicio y hasta el crimen
pueden tener su puesto señalado,
las llagas del defecto no se miran
si las cubre un diamante bien tallado.

La sociedad que adora su deshonra,
persigue con saña al criminal,
más, si el puñal es de oro,
enmudece el juez...y besa el puñal.

Nada hermano es perfecto, nada afable,
todo está con lo impuro entremezclado,
el mismo corazón con ser tan noble,
cuántas veces se encuentra enmascarado.

Que existe la virtud... yo no lo niego
pero siempre en conjunto defectuoso,
hay rasgos de virtud en el malvado
y hay rasgos de maldad en el virtuoso.

Cuándo veo a mi paso tanta infamia
y que mancha mi planta tanto lodo,
ganas me dan de maldecir la vida,
ganas me dan de maldecirlo todo.

Porque ceñido a la verdad estoy,
me dieron a libar hiel y veneno,
hiel y veneno en recompensa doy.

Y si tengo la palabra tosca,
en estas líneas oscuras y sin nombres
doblando las rodillas en el polvo,
pido perdón a Dios, pero no al hombre.


Ramón Ortega
Tamen
.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Poemon este, y que verdades mas amargas.

Anónimo dijo...

Que chivo ese poema maishtro, ni sabia que existio ese pueta y pa cabar de joder termino choyado o sea loco.

Anónimo dijo...

Que bonito poema y que profundo y acertado... me gusto!!!!!

Anónimo dijo...

Really informative blog post here my friend. I just wanted to comment & say keep up the quality work. I’ve bookmarked your blog just now and I’ll be back to read more in the future my friend! Also well-chosen colors on the theme it goes well with the blog in my modest opinion :)

Anónimo dijo...

Este poema lo aprendí en el colegio. Me trae buenos y divertidos recuerdos, porque una compañera repetía "amigos, es mentira, no hay amigos", cada vez que otra compañera le hacía algo que ella consideraba una ofensa o cuando alguien decía algún "chambre".

Había olvidado completamente el nombre del autor y que era de Honduras también. Muchas gracias por publicarlo y hacerme recordar momentos tan lindos.

MariaMarta

Anónimo dijo...

pobrecito Monchito Ortega se ha diaber quedado sin visceras de tanto chorriar hiel y veneno. Como se nota que era un resentido social de pura cepa. y que queria monchito que el juez besara el puñal de latón oxidado o la cola de gallo.
Por lo menos Monchito creia en Dios y le pide perdon y no era como esos poetas resentidos como Roque Dalton que era ateo y promovia el odio de clase en sus panfletos y mentiras monograficas como la paja de los 75 mil indios matados en 1932, asi como handan promoviendo el odio de clase y el ateismo todos los seudopoetas resentidos sobaleva y epigonos de la mentira en favor de la burguesia farabundista

hay que quitarse la venda, y prestarse a ser tonto util de los nuevos ricos puñal de oro, perdon kalashnicov de oro procubanos

he dicho: XP

Anónimo dijo...

te equibocaste mensaje. Lo que dijo el viejito miguel marmol fueron 30 mil asesinados en 1932. Pero la verdad es que fusilados fueron los cabecillas rojos y en la respuesta del ejercito murieron 300 guerrilleros comandados por farabundo. las victimas civiles incluidos indios fueron 3 mil pero esos fueron asesinados por las hordas comunistas que incendiaban los pueblos y ahorcaban a los comerciantes y alcaldes y violaban a las mujeres. Esta historia hasta la pagina web de "simpatizantes fmln" lo dice.